CUADERNO DE NOTAS DE GONZALO SOLTERO
(PARA IDEAS ESCURRIDIZAS Y VOYEURISTAS IMPROBABLES)

jueves, septiembre 13, 2007

Duermevela

Al despertar me tallé los ojos. En vez de la arena suave que mis dedos acostumbran remover por las mañanas, descubrí algo más sólido en las comisuras de los párpados: diamantes, diminutos y resplandecientes. Era natural, había pasado la noche soñando con el brillo en la mirada de Claudia.

1 Comments:

Blogger Claudia Chibici-Revneanu said...

Qué bonitooooo! Y ahora mejor que regreses, ya!

1:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home